jump to navigation

Proyecto Nanobasura octubre 29, 2009

Posted by Stansson, Meli, Andrej in Proyecto NanoBasura.
add a comment

NanoBasura - Logo


El Proyecto Nanobasura comenzó como una investigación sobre el hábito e impacto de la nanobasura en las calles de Santiago. La nanobasura es el objeto singular que se vuelve basura rápidamente, usualmente proveniente de los peatones que van comiendo o bebiendo en la calle, y al terminar su merienda dejan los restos escondidos a simple vista en lugares que no interfieran con el tránsito (postes, árboles, legutrinas, etc.)

NanoBasura - img1

Ejemplo de Nanobasura.

El proyecto inicialmente consistía en desarrollar un basurero para las calles que se ajustara a las necesidades de la nanobasura, como desarrollar un basurero que pueda colocarse en sitios víctimas de la nanobasura, y que mediante un personaje interactivo en una pantalla de LEDs y la interacción que hay con él al botar la basura en él, genere recordación y conciencia sobre la nanobasura y su impacto en las calles, con el fin de que pueda evitarse por completo el hábito de generar más nanobasura en las calles.

NanoBasura - img2

Diagrama explicativo del funcionamiento original del nanobasurero.

Y bueno, esta primera idea tuvo algunos conflictos:

  • El personaje y la pantalla de LEDs no estaban bien integradas al basurero – sólo era un basurero con una pantalla pegada a él. Esta misma pantalla puede pegarse a cualquier otra cosa y nada cambiaba.
  • Para ser algo aplicable a las calles, el nanobasurero estaba propenso a ser víctima de flaites voladores que robarían sus componentes, o accidentes vehiculares que podrían dañarlo irreparablemente.
  • No se concientizó sobre el tipo de basurero que podría servir para este proyecto, y se asumió que cualquiera podría servir.

Por ende, primero se decidió dedicar este proyecto a un público y un grupo específico de usuarios – niños de educación preescolar, prekinder y kinder, y básica, y sus colegios, con el fin de concientizarlos sobre el hábito de generar nanobasura, con las esperanzas de que ellos no caigan en ello cuando sean mayores.  Para ello, se replanteó el diseño y la función del nanobasurero, con el fin de ser educativo y llamativo para los niños. Se partió trabajando el diseño del nanobasurero, para lograr algo más unificado que fuera un objeto que trabaje de forma integral, en vez de ser una serie de componentes separados que puedes adosarse a cualquier basurero u objeto.

Se decidió dedicar este basurero a la basura orgánica ya que es el principal tipo de basura que hay en jardines infantiles y colegios con prekinder, kinder y enseñanza básica. Con este diseño, los niños al depositar la basura en el nanobasurero, se riega una planta, por lo que se busca conscientizar que el depositar la basura orgánica en su lugar correcto no sólo limpia el entorno en el que se vive, sino que además las plantas no se ven afectadas y pueden seguir creciendo y otorgando oxígeno sin problemas.

Al botar la basura en el basurero, se apela al reciclaje y al depositar la basura en su lugar correcto para ayudar al medio ambiente: si se bota la basura al suelo o se deja abandonado en cualquier otro lugar no se ayuda al ambiente. El tronco tiene dos funciones simbológicas:

  1. Enseñar a los niños el qué es la nanobasura y cómo es usualmente descartada, para generar conciencia sobre esta acción.
  2. Entregarle a la naturaleza los elementos reciclables que se necesitan para proteger al ambiente – sólo basura orgánica.

Dependiendo de la evolución y recepción de este proyecto se pueden ir creando y diseñando nuevos basureros para diferentes tipos de basura, como envases (latas, papel, botellas de vidrio, tetra pak).

Evolución y desarrollo de la idea.

NanoBasura - Modelo1

Primero se llegó a la idea de cuidar a una planta botando la basura en el lugar que corresponde.

NanoBasura - Pot

Finalmente, luego de decidir que el basurero sería para basura organica, nos decidimos por un diseño que representara de forma coherente el botar basura orgánica en este basurero.

Boceto de desarme del basurero

Luego de habernos decantado por un diseño comenzó el proceso de idear el funcionamiento de cada parte de este basurero. Decidimos partir por la forma de sacar la basura, luego de idear distintos diseños nos decidimos por el que requiriera menor esfuerzo al momento de vaciar la basura y que requiriera menos manipulación del macetero que se sitúa sobre el tronco.

NanoBasura - 3a

Luego seguimos por los “sensores de basura” y donde se situarían, que detectan el cuando la basura entra al basurero, esta basura que entra es la que finalmente regará la planta. Decidimos usar las unidades de basura que ingresan en lugar de considerar su peso ya que podría ser un resultado poco confiable – no se consideró porque si se echa un objeto muy pesado que no ocupa mucho espacio podría considerarlo como basurero lleno (o viceversa, estando lleno de objetos muy livianos y no lo considera vacío). El usar el volumen que ocupa la basura fue descartado para activar el riego de la planta, pero se utiliza para alertar de que el basurero esta lleno.

Sistema que hace contacto con la placa superior y la cruz inmediatamente abajo

Para determinar cuando el basurero está lleno se usará un sistema similar a un péndulo, con una paleta en el extremo y en lugar de cuerda será un trozo de metal u otro material rígido. Cuando la basura llega a la altura suficiente para mover el péndulo y dejarlo fijo se cerrará un circuito y un LED con forma de mosca que está sujeto por un cable comenzará a brillar, dando a conocer así que el basurero está lleno y es hora de cambiarlo.

NanoBasura - Flores

Decidimos usar un sistema para notificar cuantas veces en el día ha sido regada la planta. Luego de analizar varias opciones como la posibilidad de poner “chinitas” de LED, decidimos usar flores para notificar esto. Estas flores serán por ejemplo 10 y comenzarán a girar conforme se haya regado la planta en el día, por ejemplo, si se ha regado la planta 3 veces en el día, entonces 3 de las 10 flores estarán girando. La forma en la que se decidirá que hay que regar la planta es tomando en cuenta cuánta agua debe recibir idealmente la planta, luego calcular cuánta basura ingresará en promedio en un día al basurero y luego dividir estas cantidades por 10 y establecer la proporción de “x” cantidad de basura equivale a “y” cantidad de agua, así mismo “x” cantidad de basura equivale a la basura necesaria para poner a girar una flor. Además limitaremos por software la cantidad de veces que se puede regar la planta para no ahogarla, por lo tanto limitaremos a un máximo de 10 riegos diarios para que sea coherente con la cantidad de flores que giran.

NanoBasura - Modelo2

Tambien ideamos un sistema para alertar de cuando se haya acabado el agua en el contenedor del pulverizador que riega la planta, y luego de analizar diversos modelos (entre los cuales hubo uno que posiblemente creaba un corto circuito o electrólisis, aunque no sabemos tanta química/física como para corrobarlo, pero más vale prevenir y lo descartamos), elegimos finalmente un sistema basado en pesas que funciona bajo el siguiente concepto:

Idealmente si el frasco o recipiente del agua vacio pesa “x” y el agua dentro del frasco a máxima capacidad pesa “y” necesitaríamos un contrapeso que pesara al menos “x”+”y/10” ó “y/la cantidad mínima de agua que requiere el pulverizador para funcionar”, al momento de caer el contrapeso cierra un circuito que ilumina una pequeña ranita que además es la encargada de lanzar agua a la planta.

Pulverizador de agua:

Para este ítem no tenemos diagramas puesto que no conocemos muy bien el funcionamiento de un pulverizador,  pero idealmente el gatillo sería reemplazado por un servo que se encargaria de lanzar el agua, además la orden sería que “gatillara” varias veces el agua, o el décimo de agua que necesita por día la planta, independiente de cuantos “gatillazos” sean necesarios. Para mantener la metáfora usaremos una ranita que lanza el agua a la planta.

Anuncios